casino de campione d'italia

EL NIÑO,EL PERRO Y EL MILAGRO

26 enero, 2016
http://www.hcancerbarretos.com.br/?id=cisexams-352-001&exam=500-265this-statement-example-cisco-value

El niño, el perro y el milagro

 

http://pingpongmagazine.it/1067-csit59100-que-significa-casino-en-italia.html

Por el cielo de los perros va, mi perro cojo con su muleta de plata.
Junto al cielo de los perros, un cielo lleno de acacias y de niños y de madres; y de cantos y de alas.

Pero había un niño triste; cara de ausencia y nostalgia; siempre solo, siempre serio; a punto siempre de lágrimas.

Un niño con una mano; inútil, seca, sin alma,
ay que infierno diminuto, era aquella mano lacia.

Desde su cielo, el niño, siempre asomado a la tapia, miraba a mi perro cojo y al mirarlo recordaba…

Un día en una placeta, un perro de pobre casta, una apuesta de buen tino, un silbido una pedrada…y un aullido que se aleja…y un perro, rota una pata.

¡Que frío remordimiento, sentía en su mano lacia!

Mientras tanto, en su cielo, mi perro jugueteaba, con una angelillo cojo, que era el ángel de su guarda.

Hasta que un día jugando, llegaron hasta la tapia, donde estaba el niño triste, a punto siempre de lágrimas.

Dejó de jugar mi perro, con su ángel de la guarda; se quedó quieto un momento, las orejas afiladas, luego afianzó la muleta, se apoyó sobre la tapia; Miró atento al niño, con una larga y antigua mirada, y el perro mirando al niño; recordaba, recordaba…

Un día en una placeta, hambre y sed en su garganta, un niño, la mano en alto; un silbido, una pedrada…y un golpe en su carne y sangre; sangre y dolor en su pata.

Pero los perros no saben, de rencores ni venganzas, por eso mi perro cojo, olvidando la pedrada, se echó atrás, tomó carrera, salvó de un salto la tapia.

Multiplicando mimos y abanicando palabras; con los ojos, con los dientes; con el rabo, con las patas; empezó a lamer la mano, inútil, seca y sin alma.

La lengua del perro fue, para aquella mano lacia; como un regreso de vida, como un reguero de savia, y los tendones muertos, de pronto resucitaban.

Satisfecho del milagro, rabo alegre, orejas gachas
regresó el perro a su cielo, pura cojera de gracia.

El niño le dijo adiós, y al despedirlo lloraba, abanicando en el aire, la mano resucitada. Y el perro le dijo adiós, con su muleta de plata.

Nota.- Muy bonita historia, para aprender a perdonar

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply